Los bebés con gatos en casa tienen menos probabilidades de crecer alérgicos

Kitty today, no allergies later!

Los niños que viven con perros y gatos tienen menos probabilidades de desarrollar alergias a esos animales en el futuro, pero solo si la mascota está bajo el mismo techo mientras el niño todavía es un bebé, sugiere un nuevo estudio.

En comparación con los bebés nacidos en hogares sin gatos, los que crecieron con gatos tenían aproximadamente la mitad de probabilidades de ser alérgicos a ellos en la adolescencia, encontró el estudio.Crecer con un perro redujo el riesgo de alergias a los perros en aproximadamente la misma cantidad para los niños, pero no para las niñas, un hallazgo que desconcertó a los investigadores.

Sin embargo, estar expuesto a las mascotas en cualquier momento después del primer año de vida no parece tener ningún efecto sobre el riesgo de alergia, lo que indica que el momento puede ser todo cuando se trata de prevenir las alergias.

Aunque no pueden decirlo con certeza, los investigadores sospechan que la exposición temprana a alérgenos de mascotas y bacterias relacionadas con las mascotas fortalece el sistema inmunológico, acostumbra al cuerpo a los alérgenos y ayuda al niño a desarrollar una inmunidad natural.
'La suciedad es buena', dice la investigadora principal Ganesa Wegienka, Ph.D., resumiendo la teoría. 'Su sistema inmunológico, si está ocupado con exposiciones desde el principio, se mantiene alejado del perfil inmunológico alérgico'.

Este no es el primer estudio que encuentra que tener una mascota en el hogar puede proteger a los niños de las alergias, pero es el primero en seguir a los niños hasta los 18 años.



Estudios anteriores han tenido resultados mixtos, algunos incluso han relacionado la exposición de mascotas durante la infancia con un mayor riesgo de alergia, por lo que es demasiado pronto para recomendar tener un perro o un gato solo para evitar las alergias en su bebé, dice David Nash, MD, director clínico de alergia e inmunología en el Children's Hospital of Pittsburgh.

'Al final, probablemente descubramos que hay períodos de oportunidad en los que la exposición a alérgenos, para algunas personas, tendrá un efecto protector', dice el Dr. Nash, que no participó en el nuevo estudio. 'Pero estamos muy lejos de saber para quién es protector y cuándo es ese período óptimo'.

Del mismo modo, no regale a su querida mascota familiar porque le preocupa que la criatura le provoque alergias. “No me desharía de mi perro si tuviera un hijo”, dice Wegienka, epidemióloga del departamento de ciencias de la salud pública del Hospital Henry Ford, en Detroit. 'No hay evidencia de que debas deshacerte de un perro o un gato'.

Además, es posible que otros factores además de tener un perro o un gato en la casa influyan en el riesgo de alergia de los participantes del estudio. Por ejemplo, aunque los investigadores tomaron en cuenta si los padres de los niños eran alérgicos a los animales, no preguntaron sobre antecedentes familiares más amplios de alergias u otros problemas de salud. Por lo tanto, podría ser que los niños que están genéticamente predispuestos a las alergias animales simplemente tengan menos probabilidades de crecer en hogares con mascotas.

En el estudio, que aparece en la revista Clinical & Experimental Allergy, Wegienka y sus colegas recopilaron información de 566 niños y sus padres sobre la exposición de los niños a las mascotas de interior y su historial de alergias. Además, cuando los niños cumplieron 18 años, los investigadores tomaron muestras de sangre y las analizaron para detectar ciertas proteínas del sistema inmunológico (conocidas como anticuerpos) que luchan contra los alérgenos de perros y gatos.

Los adolescentes que vivían con un gato durante su primer año de vida tenían un 48 por ciento menos de riesgo de alergia a los gatos que sus compañeros, y los adolescentes que vivían con un perro tenían un 50 por ciento menos de riesgo de alergia. Los autores sugieren que las niñas bebés pueden no desarrollar la misma inmunidad que los niños porque pueden interactuar de manera diferente con los perros que los niños pequeños, pero eso es solo una suposición.

[Fuente: Time Healthland y Health.com]