¿Lidiando con un gato agresivo? 7 razones por las que los gatos se vuelven agresivos

Incluso los cuidadores de gatos más experimentados pueden encontrarse cargados de adrenalina cuando tienen que enfrentarse a un gato en medio de un ataque de agresión. Pero encontrarse con un gato que silba, gruñe, grita y posiblemente incluso arañe y muerda puede infundir terror en los corazones de las personas que no saben cómo manejar a un gato agresivo.

Relacionado:¿Tienes un gato agresivo o simplemente un mocoso?

Pero los gatos no se vuelven locos de repente: casi siempre hay señales de advertencia y casi siempre hay una buena razón para la agresión de los gatos. Aquí hay siete razones por las que los gatos se vuelven agresivos y cómo manejar a un gato agresivo.

1. Los gatos se vuelven agresivos porque tienen dolor

Los gatos que sienten dolor responderán con silbidos y golpes cuando se toquen áreas sensibles. Mi gata, Siouxsie, hace esto si accidentalmente presiono sus caderas adoloridas. Un tirón fuerte de la cola, por ejemplo, puede ser bastante doloroso. Ignore las señales de advertencia y un rasguño y posiblemente incluso un mordisco. Esto es especialmente cierto si el dolor es el resultado de un abuso físico, como una patada o un golpe.

2. El miedo puede causar agresión felina

Un gato aterrorizado responderá con un lenguaje corporal que es obvio para un cuidador de gatos experimentado: se volteará hacia los lados e inflará la cola y el pelaje para parecer más grande. Sus orejas se aplanarán hacia atrás, silbará y sus pupilas se dilatarán. Intentar acercarse a un gato en este estado conlleva el riesgo de una reacción agresiva, no porque no le gustes, sino porque está en medio de una reacción de pánico.

3. Las hormonas pueden hacer que un gato se vuelva agresivo

Un gato que no está esterilizado o castrado tiene muchas más probabilidades de ser agresivo. Los gatos machos, en particular, están preparados biológicamente para pelear con otros gatos machos cuando hay hembras en celo. Si ve dos gatos peleando, no intervenga físicamente porque es casi seguro que se convertirá en el objetivo de la agresión de los gatos.



4. Los gatos pueden volverse agresivos debido a la frustración

'Agresión redirigida' es el término para los actos violentos llevados a cabo por gatos porque no pueden alcanzar el objeto de su pasión depredadora. Por ejemplo, un gato de interior que ve a otro gato caminando o marcando su territorio en “su” césped puede entrar en un estado altamente reactivo. En ese momento, cualquier persona que tenga la mala suerte de estar cerca, ya sea otro gato, un perro o una persona, puede terminar en el extremo receptor de la agresión del gato.

5. La agresión del gato ocurre debido al estrés

Si un gato vive en un entorno muy estresante, por ejemplo, un hogar en el que la gente se pelea o un hogar con demasiados gatos, es muy posible que ese gato responda rápidamente de manera agresiva. Al igual que los niños que viven en hogares con mucha violencia verbal y física, o mucha ira tácita, los gatos suelen representar la dinámica de sus familias humanas.

6. Un gato agresivo podría estar respondiendo a un trauma

No se ría: los gatos pueden sufrir estrés postraumático. Sus cerebros están conectados de manera similar al nuestro, y los efectos de la ansiedad crónica por la violencia humana pasada o la lucha por sobrevivir en las calles pueden hacer que los gatos se vuelvan agresivos. Para resolver este problema, un curso corto de medicamentos contra la ansiedad (recetados por un veterinario, por supuesto; no le dé a su gato sus antidepresivos, por favor), remedios homeopáticos o esencias florales pueden ayudar a que un gato sea menos reactivo a los desencadenantes. .

7. Los desequilibrios químicos pueden causar agresión en los gatos

Esta es, con mucho, la razón más rara por la que los gatos se vuelven agresivos. Pero al igual que los humanos, algunos gatos simplemente tienen desequilibrios bioquímicos que afectan el comportamiento. Para estos gatos, los antidepresivos o los ansiolíticos pueden salvarles la vida.

La conclusión sobre el manejo de un gato agresivo

No importa cuál sea la causa de la agresión, casi siempre hay señales de advertencia. Si comprendes el lenguaje corporal felino, podrás ver que tu amigo peludo se está poniendo nervioso antes de que la situación se convierta en un punto crítico. Si tienes un gato muy reactivo y quieres ayudarlo, ten en cuenta que tomará tiempo y paciencia, pero tómalo de una persona que ha rehabilitado gatos traumatizados: ¡la recompensa vale la pena el esfuerzo!

Dinos:¿Qué hay de tí? ¿Has tenido un gato agresivo? ¿Pudiste ayudar a tu gatito a sentirse mejor y a volverse menos reactivo? ¿Qué hiciste para ayudarla? ¿Alguna vez no has podido ayudar a un gato agresivo? Comparte tu opinión en los comentarios.

Fotografía destacada: Fotografía de elwynn / Shutterstock.

Leer siguiente:Agresión felina sin reconocimiento: 4 consejos para reintroducir a tus gatos después de que uno regrese del veterinario